La competitividad en el Comercio Exterior

comercio exterior y aduanas

Para posicionarse de modo exitoso en el mundo del comercio exterior, los países deben analizar y desarrollar una complicada red de factores; el trabajo más importante comienza límites adentro; infraestructura, educación y facilitación del comercio.
La globalización llega a todas partes. ¿Qué significa hoy ser competitivo? ¿Cuáles son los factores que hacen que un país alcance esa categoría? ¿Es correcto hablar de una nueva competitividad?
Estamos en un mundo en el que se vuelven obsoletos los contrapuntos del tipo blanco negro, que tienen que ver con las ideologías. Hoy nadie puede imaginar un desarrollo económico sin Estado, pero tampoco sin empresas productivas. No hay lugar para que el sector público y el privado actúen separadamente.

El trabajo interno de cada país es clave para su mejorar su posicionamiento en el mundo (educación, transporte, infraestructura, análisis impositivo, promoción para el desarrollo, etc ); por el otra parte, tan o más importante que las facilidades para salir del país son las regulaciones para ingresar en él , definitivamente las importaciones son muy importantes.
Un país es competitivo cuando cuenta con políticas apropiadas para que se preserven los equilibrios y todos los elementos estén alineados para hacer que sus bienes y servicios lleguen a los mercados internos y externos en condiciones que satisfagan al consumidor. Antes los aranceles eran un factor que marcaba la diferencia en la competitividad y por eso las políticas comerciales se centraban en la negociación de acuerdos internacionales.
Los factores más importantes de hoy son los costos de transporte y logística, normas o estándares de calidad que se deben satisfacer, sofisticación de los bienes y servicios producto de la innovación tecnológica, aparecen al tope de la lista.

Para alcanzar esos factores se hace necesario preservar los equilibrios macroeconómicos a fin de que la tasa de cambio o la inflación, en términos de costos, no jueguen como elemento en contra, y particularmente construir la infraestructura necesaria para que el proceso logístico tenga los costos más competitivos y permita que los bienes y servicios lleguen a los consumidores en las condiciones más adecuadas en términos de precio y calidad.
es importante tener en cuenta que para poder exportar hay que importar y que los países y las empresas se especialicen en tareas.

Cada vez más la competitividad de una economía, dependen de su sostenibilidad en el tiempo (tanto en lo económico, como en lo social y ambiental). Competitividad y sostenibilidad son dos caras de un mismo proceso. No es posible ser competitivo sin ser sostenible en el tiempo.
“Ser competitivo en la nueva economía tiene que ver con una gran cantidad de factores que pasan por los servicios aplicados a la producción de un bien. Desde el vamos somos menos competitivos que los países desarrollados porque no tenemos transporte multimodal, trenes ni puertos eficientes.

La competencia aumenta y hoy no sólo se da “en el mundo” y por voluntad propia de quienes eligen salir; los productores compiten en las góndolas de su propio país. Las cadenas globales obligan a las naciones a buscar “su” lugar en el mundo. En esa carrera cada vez más abierta, cobra mayor relevancia la tarea que se haga puertas adentro.

Deja un comentario